Medio mundo| Dandy del sur


Tal vez sino radicas en la ciudad de Tijuana y lees sobre la bebida "medio mundo" o la cantina "Dandy del sur" ni te inmutes, pero si vives en la misma ciudad que yo, tienes amigas en ella o algún algoritmo en Facebook te ha hecho formar parte de esto, muy seguramente ya estás familiarizado con el tema.


Hace unos días, una conocida en Facebook compartió la siguiente imagen:


Al verlo, después de darle su respectivo "Me encanta", comenté: ¡Qué chulada!

Pero hoy muy temprano recibí una llamada y me preguntarom mi postura ante esto, lo cual sólo me hizo hacer un análisis rápido al respecto, claro que me parecía hermoso que el personal de un lugar tan frecuentado por mujeres se solidarice ante la situación que se ha estado viviendo en nuestra ciudad, pero al mismo tiempo mi corazón se oprimía, ¿que por qué?

Siempre he sido la mujer valentona que no le teme a nada, que dice "voy a usar lo quiera y voy a andar donde quiera porque el miedo no es para mí", pero conforme ha ido transcurrido este año, esta valentía se ha ido apagando, gracias a las situaciones de inseguridad que se han vivido en Tijuana y a unos cuantos hombres que se encargan de recordarme lo vulnerable que soy en el mundo masculino, no de una mala manera, sino mostrando que se preocupan por mí:

—Eso es acoso, te está faltando el respeto. —me dijo HC tras contarle que un excompañero de trabajo me había preguntado si alguna vez había pensado en "coger" con él — bloquéalo y dile a alguien por cualquier cosa.

—No voy a dejarte ir sola, capaz y te pasa algo —dijo John Doe y me dejó en la puerta de mi casa.

—¿Todo esto caminas? —dijo el primo de un amigo, cuando me llevaba a mi casa —Está muy obscuro, a mí nada me cuesta traerte hasta tu casa.

Y claro que se siente muy bonito tener a alguien que te diga "yo te cuido para que nadie te haga nada malo", pero...
¿Qué va a pasar cuando nadie pueda llevarme a mi casa? ¿Qué va a pasar cuando vaya caminando sola por la calle? ¿A quién le pido la bebida "medio mundo"?

Con esto no quiero que se me malentienda, aunque yo nunca he visitado ese lugar, tengo amigas que de ahí no salen, y agradezco que pongan su granito de arena ante esta ola de inseguridad en el mundo femenino que se ha venido con fuerza en mi ciudad, pero si quiero dejar en claro algo, yo tengo miedo, yo no me siento segura en mi ciudad, yo no me siento segura caminando sola en la noche, yo ya no me siento segura al usar Uber o al tener contacto con un hombre heterosexual, y eso, eso está bien jodido.

Fotografía principal: Ma. Concepción Armenta.

Nos vemos en el próximo post. 

You May Also Like

0 comentarios