¿Se te olvidó que prometiste?


Una de las cosas que más amo, es visitar a mis abuelitos, ese ritual que hacen de bromas y besos para hacerme reír, es algo que me fascina. A principios de año, celebraron sus 54 años de casados, y lo noto, y todo el mundo lo nota, se aman y con ganas.

Pues hace unos días fui a visitarlos, comí con ellos y veía la cara de mi abuelito, tan guapo y enamorado, sabiéndose amado, y mi abuelita, ni se diga, no cabía en ella.

Mi abuelito siempre ha dicho que no ha sido fácil, que ha sido una "chinga" (eso dice él), que a veces le ha tocado apechugar; mi abuelita no dice mucho, sólo se sienta a su lado izquierdo y paulatinamente se levanta a calentarle tortillas (mi abuelita sigue siendo una mujer duranguense, un tanto atijuanada, como dice mi abuelito, pero atenta y servicial).

Al platicar con ellos, me pregunté si en la actualidad prometemos cosas a lo idiota, si olvidamos lo que prometemos o si simplemente las cosas ya no se dan, pero caí en cuenta que la historia de mis abuelitos, aunque peculiar (demasiado extensa para contarla en este post), nos habla de "promesas olvidadas", mi abuelita "olvidó" lo prometido a un tal Marquitos, para prometer una vida a lado de mi abuelito.

BF, ha terminado con su novio, y todo el mundo se pregunta como es posible que después de 6 años de relación, todo se fuese por la borda. A mí me preguntan que si todo el amor que decía sentir por V1 era mentira. Pepe Aguilar, pregunta si se olvidó lo prometido.

Hay personas que dicen que las relaciones ya no son como antes, que las personas no se comprometen, pero honestamente, yo creo que es todo lo contrario, nos comprometemos con la primer persona que aparece, sin importar lo que sentimos, estamos deseosos por encontrar al one and only, que no sabemos esperar.

Le decía a BF, que en toda relación la gente crece, y que en ocasiones no crecen a la par, y como somos un tantito bobos, no decimos nada cuando nos damos cuenta, hasta que un día nuestras metas ya no son las mismas, ejemplo:
Ella quiere irse a España y él quiere vivir en casa de sus padres y hacerse de una familia pronto, y ahí todo explota.
Y no creo que sea malo que algo explote, es mejor arrepentirse antes de terminar involucrando a terceras personas (o personitas).

No creo que eso de las relaciones y amores por siempre sean cosa de suerte, mucho menos que ya no existan, creo que se trata de esperar por la persona indicada, y al tenerla, aceptar que no todo será maravilloso, que a veces será difícil, y que no siempre tendremos la razón.

En un futuro, no sé que tan lejano, agradecerás que esa persona "olvidara" lo que prometió, porque terminará llevándote a la persona con la que las promesas jamás se olvidarán.

Nos vemos el próximo post

Share this: