Reto Libro Viajero: Cuentos breves para leer en el bus


¡INTERCAMBIO DE LIBRO!
Después de un largo, largo, largo tiempo (dos largos más), por fin hicimos intercambio del Libro Viajero; lamentablemente, de nuevo sólo pudimos hacer el intercambio entre 3 de nosotras, Veebeean, Celeste y yo.
Les cuento que libro me tocó.

La reunión de esta vez, se llevó a cabo en uno de mi restaurante favorito, El Tucumano (juro que yo no lo sugerí), un lugar de comida argentina, DELICIOSO, algo escondido pero muy agradable de estar, con música argentina que me hace mover cabeza y hombros.
Esta vez no tomé fotografía al lugar que visitamos, ni siquiera a la comida, fue una fusión de:
 "Olvidé mi cámara, se me caía la cara de vergüenza con Celeste por hacerla esperar tantísimo tiempo, y como siempre, moría de hambre" 
Pero prometo la próxima vez que vaya hacer un review del lugar, en realidad es un lugar muy delicioso. 

Esta vez, por eso de las fechas festivas, Veebeean sugirió que hiciéramos un pequeño intercambio, mi Grinch interior soltó un grito y un rolling eyes, pero acepté, bueno, aceptamos todas; se suponía que era un detalle de $50 pesos, pero al final optamos por regalar dulces.
*Hago una pausa para explicar mi odio a los intercambios de regalo* 
Soy malísima regalando cosas, y más teniendo como limitante un precio, me da mucha ansiedad que termina llevándome a la pereza, aclarando esto, prosigo...


El intercambio de cajas sigue igual, Veebeean me entregó a mí, pero esta vez fue la caja de Nadia, blogger de Yo-Lolita.
Aunque la caja, como el libro, tienen una serie de catastróficas desdichas, considero que es una de las más bonitas, creo que es por mi amor al polka dots
Dentro de la caja viene el libro Cuentos breves para el leer en el bus (un título muy atinado); una libretita que hace match con el papel que decora la caja, donde aparte de las instrucciones de cuidado, vienen unas preguntitas para contestar al final de la lectura; una cajita con plumas, lapices, sacapuntas y unos post it. 
*Como extra, en la caja venía una cajita de Santa con chocolates dentro, gracias Veebeean

Esta vez he decidido no investigar nada sobre el libro que me ha tocado leer, no quiero spoilearme ni un pizaca, como lo hice con el anterior (que lamentablemente, no terminé de leer, pero que ya he pedido a Celeste), así que comienzo a leerlo (desde mi cama) sin tener idea de lo que me espera, de las revelaciones que este libro me dará, porque soy de las personas que creen que los libros siempre aportan algo nuevo.
Yo y mi increíble capacidad de verme fatal en domingo.
No sé si sea el que este reto está por acabar, mi ciclo menstrual o las fechas festivas, pero siento un tanto de nostalgia; aunque veo a las bloggers cada mil años (jajaja), es muy divertido estar a la espera de la próxima reunión, intercambiar información sobre libros, blogs o simplemente hablar sobre Chabelo, pero bueno, esperemos que en la entrega final podamos reunirnos las 4.

¿Has leído "Cuentos breves para leer en el bus"? ¿Alguno está haciendo este reto?

Nos vemos en el próximo post

Share this:

, , , , ,