Desde el aeropuerto


¡Hola de nuevo! 

He estado bastante ausente, del blog, de mis redes y de la vida en general; odio no poder con cosas que lucen sencillas para el resto de las personas, odio enfermarme de gripe y odio que no me de hambre cuando tengo mucho trabajo, y estas 3 cosas que me causan bloqueo mental.

Cuestiones emocionales, sentimientos absurdos para algunos e importantes para mí, hicieron que mis defensas bajaran y mi ánimo decayera un 200%, llorando por todo y por nada, durmiendo todo el día y moqueando por la gripe, pero en estos momentos estoy mejor, no al 100%, pero sí a un 80 (y a como estuve, eso ya es algo significativo).

¿Por qué compartir esto con ustedes?
Hace uno meses decidí ser una persona más real, y hablar con la neta, porque no siempre estoy de buenas, porque no siempre estoy sonriendo; porque al igual que tú me enamoro del tipo más bobo; porque al igual que tú, mi ánimo decae y no quiero saber de nadie; porque en ocasiones lloro por bobadas, y decirte que mi vida es perfecta, sería absurdo.

Una vez leí una frase que decía algo así:
"En ocasiones uno necesita dejar su mundo y verlo desde afuera"
Considero que eso es lo que necesito. En estos momentos estoy en el aeropuerto de Tijuana, me voy de "vacaciones" (entre comillas porque sigo trabajando) a Durango, creo que me servirá para recargar baterías y dejar de pensar en cosas que definitivamente no puedo resolver, conectar con familia que hace años no veo y dedicarme tiempo de calidad.

No sé cuantos años tengas, ni las restricciones que puedas tener en tu vida, pero si un día, tu ánimo decae, deja lo que estés haciendo y piensa en esas cosas que te ponen de buenas, en esa canción que te anima, esa gente bonita que hace tu vida más bonita; deja todo y vete a ser feliz.

Un beso y nos vemos en el próximo post

Share this: