Devuélveme lo que te di


El otoño a llegado a nuestras vidas y con él mis alergias y los vientos que dejan por las calles, pedazos de uno y mil corazones rencorosos rotos, que sólo pueden a decir:
"Devuélveme lo que te di".

Sin duda alguna, al inicio del verano, uno no espera llegar al otoño con un corazón roto, y mucho menos espera dejarse guiar por éste, porque sin querer (o eso quiero pensar) terminaremos cometiendo una mil trastadas, que al final, terminan dañándonos más de lo socialmente aceptable.

B: Me llamó X.
G: ¿Qué te dijo?
B: Que le devuelva la camiseta y el libro que me dió.


Fui criada con frases y dichos dicharacheros, compuestos en su totalidad de palabras inventadas por mi abuelito, entre ellas se incluye la más simbólica de todas:

"Lo dado, dado. Lo prestado, prestado"

La cual, siendo una persona tan detallista en mis relaciones o "intentos dé", me ha ayudado a no pedir nada de regreso, ni objetos, mucho menos promesas o sentimientos.
"Serendipity"
Hace años, cuando terminaba por segunda vez con mi Mr. Big (¿o él conmigo? no recuerdo), encontré una frase en el mundo cibernético, la cual pertenece al libro "El café de los corazones rotos" (en proceso de lectura), dice así:

"Mi madre solía decir que el amor nunca se malgasta, aunque no te lo devuelvan en la misma medida que mereces o deseas.
- Déjalo salir a raudales - decía-. Abre tu corazón y no tengas miedo de que te lo rompan. Los corazones rotos se curan. Los corazones protegidos acaban convertidos en piedra."


Imagino mi vida, mi cuarto específicamente, después de cada relación, con las cosas que regalé y mas que un alivio emocional, sólo puedo ver un "Museo de las relaciones rotas".

G: ¿Le vas a pedir lo que diste?
B: No, lo que yo le di, lo compré pensando en él, ¿por qué razón lo querría de vuelta?

Tú, ¿qué opinas?¿devolver o no los regalos dados durante una relación?
Nos vemos en el próximo post.



Share this:

,