De remoto a Godín


Escribo esto desde la comodidad de casa (de mi cama para ser más exacta) lugar que desde hace dos meses sólo utilizo para dormir, lugar que se ha convertido en mi tercer hogar, el segundo es el transporte público, y el primero, como podrán darse cuenta en mis insta stories, es mi nuevo trabajo.

Pero, ¿cómo? ¿Tienes un trabajo nuevo?

Oh, sí, había olvidado mencionarlo, hace aproximadamente dos meses, comencé un nuevo trabajo, uno estático, uno de Godín, o sea, de oficina, con horarios fijos y toda la cosa.

—Gaby, quiero algo nuevo, estoy por cumplir dos años en el trabajo, y siento que me estoy estancando —me dijo A por teléfono, mientras preparaba mi café matutino.
—Siento algo similar, siento que necesito un nuevo reto en mi vida, y más dinero.
Y así, sin más, escribí unas cuantas palabras en Google y a los 5 minutos ya estaba enviando mi currículum a nueva empresa, y en menos de una semana estaba diciendo "hola" a mi nuevo empleo.

Todo se dio como las grandes cosas se dan, sin esperarlo.

Honestamente, la historia pre empleo nuevo es bastante extensa y llena de drama (no puede existir otra forma en mi vida), pero como no tengo tanto tiempo para escribir (necesito levantarme de la cama a preparar mis cosas para mañana) lo dejaremos ahí. 

"¡Sigues viva!"
 "¿Ya no me quieres?"
 "Ya no hablas"
 "Ese trabajo te absorbe demasiado tiempo"
 "No todo es trabajo y pachanga"

Han sido algunos de los mensajes que he recibido desde que me encuentro en mi nuevo trabajo, y para ser honesta, pero bien honesta, no he tenido tiempo de responder esos mensajes, no porque no me interese, sólo que quedo tan harta de estar pegada a una computadora, que lo último que quiero es estar mensajeando con el mundo, probablemente sea sólo mi caso, pero esta rachita de "Gabriela no es capaz de contestar un mensaje" la ha vivido hasta HC, así que dense una idea de lo peliaguda que se ha puesto la cosa.

Mi cambio de trabajo ha sido bastante drástico y bastante rápido, de la noche a la mañana pasé de ser dueña de mi tiempo y mis ideas, a formar parte de un equipo y un horario, y aunque algunas personas han visto este cambio como un retroceso, otras han enviado mensajes diciendo...

"Estoy orgulloso/a de ti"
"Yo sé que lo harás muy bien"
"Si te alejas un poco de las personas o dedicas tu tiempo a algo que te gusta hacer, y esto forma parte de tú crecimiento profesional y personal, juzgar eso sería bastante egoísta" 


Porque como dicen por ahí, hay de todo en la viña del señor, y  es más fácil responder mensajes con palabras bonitas, y sobre todo, concertar citas con personas que te apoyan en un cambio tan significativo en tu vida, que con personas que te hacen sentir que no estás rindiendo en lo social, porque como el meme que ha circulado por las redes sociales,  quieren que rindas en el trabajo, en el amor, en el gimnasio, y así no se pinches puede, por lo menos yo, en este preciso momento, no puedo con TODO eso, yo voy des-pa-cito,  pasito a pasito, suave, suavecito.


  • Conoces gente nueva. Algo que me había comenzado a agotarr de trabajar de forma remota, era el hecho de que no podía convivir con nadie, no podía voltear a mi derecha y decir "Hola". Tal vez suene a niñita quejosita, pero créeme que después de un año y medio platicando con la pared, todo comienza a tornarse bastante aburrido.
  • Te empapas de nuevas formas de pensar. Esto va junto con pegado con el punto anterior. En mi nuevo trabajo existen distintos departamentos, especializados en sus respectivas áreas, así que toca convivir con el más creativo, hasta con el más analítico, y de cada uno de ellos se aprende algo nuevo.
  • Ahora puedes quejarte hablar del trabajo con alguien que entienda justo lo que está pasando. "Corrígeme si me equivoco"

  • HORARIOS. Trabajar desde casa ha sido una de las cosas más bonitas que me tocó vivir, no había que levantarse dos horas antes para arreglarse y llegar a tiempo al trabajo, era cuestión de prender la computadora, ponerse cualquier cosa, y comenzar a trabajar.
  • TIEMPOS. En mi antiguo trabajo podía desvelarme haciendo un proyecto hasta que quedara justo como lo había imaginado, ahora toca regirse por un horario y una bitácora donde se especifique en que se ha invertido el tiempo (no es tan malo como parece).
  • TRANSPORTE PÚBLICO. Creo que este punto es el único que en realidad me ha hecho la vida complicada. No vivo muy cerca de mi nuevo trabajo (no sé cuando dejaré de llamarlo así), por lo tanto me toca salir temprano, la tragedia griega comienza cuando por más temprano que salgas, el transporte va lleno, pero bueno, algún sacrificio debía de hacer.

Por el momento, sólo tengo uno. 
  • Prepárate tu lonchesito, olvídate de ser fancy/flojo y ahórrate unos cuantos pesos


¿Extrañas trabajar de forma remota?
No mentiré, en ocasiones lo extraño, como cuando B se fue de vacaciones y no pude a acompañarlo, o cuando tengo mucha ropa que lavar y debo esperar hasta el fin de semana.

En general, ¿cómo te sientes?
Feliz, ganando como siempre, ya pasé el primer mes, y en efecto, sigo viva, este trabajo me absorbe mucho tiempo y ya casi no hablo (ni escribo), pero disfruto mucho, y como una aferrada/amante de los retos que soy, voy por más.



Nos vemos en el próximo post.


Share this: