No voy a ser más joven ni más fértil que en este momento


Cuando cumplí 25 años tomé la firme decisión de no dejar que este primer cuarto de siglo me afectara de alguna manera, pero últimamente, me ha sido difícil ignorar a mi útero gritando:

¡Pon un bebé aquí dentro yaaaaaaa!


—Bienvenida a los 25, nunca vas a ser más joven ni más fértil que en este momento— dijo A, el meritito día de mi cumpleaños. Los dos nos reímos y comenzamos a bromear sobre nuestra primera operación estética. 

En su momento me pareció muy gracioso, pero cuando llega la pérdida de brillo en el rostro, los empleos buscando gente menor de 25, y los amigos de amigos recomendando el casarse con muchachas de 22, porque son más fáciles de manejar y "apantallar", como que te hace querer acelerar una relación, un matrimonio, inclusive, un bebé que NUNCA HAS QUERIDO.

—¿Pues a qué edad quieres tener hijos?
—No quiero tener hijos.
—¿Entonces por qué estás chingando con la fertilidad? —preguntó M, con unas ganas intensas de aventarme la cerveza en la cara.
—Sabes a lo que me refiero.
—No, no sé.
—Tómate la cerveza y deja de decir estupideces. —dijo I.

Biológicamente, la edad ideal para que una mujer tenga un bebé, es antes de que cumpla los treinta años. El desarrollo físico y la fertilidad alcanzan su máximo índice entre los 20 y los 25 años, ya que en esa etapa, generalmente, la mujer no presenta enfermedades crónicas y tiene mucha energía. Así que todo esto es mi cuerpo mostrando que estamos en nuestro mejor momento para procrear.

—Me dijeron algo.-le dije a HC un sábado muy temprano. 
—¿Qué te dijeron?
—Que este era el momento en el que debía conocer a alguien y contruir recuerdos bonitos en una relación, algo que fuese a futuro, y no sólo relaciones efímeras y fugaces, y que para cuando me diera cuenta de que estaba desperdiciando mis mejores años sería un tanto tarde.
—Considero que eso de la edad y momentos de tu vida son (agregue palabra altisonante). Si tú hubieras encontrado alguien que valiera la pena y con quién tener otro tipo de vida ya lo hubieras hecho, pero eres una mujer de muchas aspiraciones, de viajar, de conocer, de compartir muchas cosas antes de ello, y considero que estás en esa etapa, no en la de formalizarte y comprometerte con una vida monótona y entregada a un hogar. Claro, desde mi punto de vista.— dijo HC. Palabras perfectas de un ser casi perfecto. 

Probablemente sea el que mis amigos están en pareja (y que JD se me va), pero he decidido aceptar que he entrado en la crisis de después de los 25, esa que te hace pensar constantemente que estás desperdiciando tu vida, tus mejores años y la que te dice bajito al oído:

"Muy probablemente tu futuro esposo no conocerá tus bubis en su mejor momento"

Pero también he decidido no dejarme vencer, he decidido luchar contra ello e intentar llevarme con calma el constante cuestionamiento interno que quiere una respuesta a las preguntas ¿Quién soy? ¿Qué quiero? ¿Quién quiero que me acompañe?

Porque aunque estas preguntas son importantes y merecen respuesta, a veces toca ser flexible, porque al igual que las bubis, éstas irán cambiando con el paso del tiempo, y más, cuando sólo es la hormona asesina haciendo de las suyas. 

Nos vemos en el próximo post.



You May Also Like

0 comentarios